Panna Cotta de yogurt con salsa de maracuyá

¿Tienes invitados a comer y quieres sorprenderlos con un dulce final? Prepara esta cremosa y sencilla panna cotta de yogurt con salsa de maracuyá para cerrar la cena con broche de oro.

Llevo algunos meses haciendo clases de cocina a unas amigas en casa. Además de pasarlo muy bien han aprendido a hacer muchos platos ricos y sencillos para el día a día y para cuando tienen invitados en casa.

La panna cotta que les traigo hoy la preparamos en una de las clases de cocina (que tenía temática italiana). En esa oportunidad la hicimos con una deliciosa salsa de mango, que es una alternativa a la salsa de maracuyá que les propongo hoy. ¡Y el resultado fue todo un éxito!

Tiene una textura cremosa y suave, y el contraste con la salsa de maracuyá es realmente exquisito.

Puede sonar sofisticado el nombre de este postre, pero la verdad es que es súper sencillo de preparar y no se necesitan muchos ingredientes. Suelo no complicarme con los postres (no son mi fuerte), por lo que siempre busco recetas que no requieran mucho esfuerzo ni largas horas de preparación.

¡Los animo a preparar esta deliciosa panna cotta y sorprender a esta dulce y bonita presentación!

Tiempo estimado de preparación: 30 minutos (+ 4 horas de refrigeración)
Porciones: 6
Nivel de dificultad: Medio

Ingredientes

  • 10 gr de gelatina neutra (en polvo o en láminas  -aprox 6 láminas-)
  • 4 cucharadas de agua
  • 250 ml (1 taza) de leche semidesnatada
  • 250 ml (1 taza) de leche evaporada
  • 250 gr (2 tamaño individual) de yogurt natural (sin sabor)
  • 1 cucharada de extracto de vainilla
  • 100 gr de azúcar (aprox ½ taza)

Para la salsa:

  • 2 maracuyás (fruta de la pasión)* (250 gr de pulpa)
  • 3 a 4 cucharadas de azúcar (ajustar según acidez)
  • 2 cucharadas de agua

*Puedes usar pulpa de maracuyá (la encuentras en supermercados o en tiendas asiáticas y latinas)

Tips:

  • La leche evaporada se puede reemplazar por crema de leche (o nata líquida)
  • Puedes reemplazar la maracuyá por un mango. En este caso, agrega unas 4 cucharadas de agua y 1 cucharada de vinagre de manzana a la preparación de la salsa.

Paso a paso

  1. Disolver la gelatina en polvo en 4 cucharadas de agua, revolver y dejar reposar durante unos minutos hasta que se disuelva. Si usas láminas de gelatina poner en un recipiente con agua tibia durante 5 minutos (hasta que se ablanden) y escurrir el agua.
  2. En una olla (con fuego medio) agregar la leche semidesnatada, la leche evaporada, el azúcar y la cucharada de vainilla. Calentar revolviendo constantemente hasta un primer hervor (aprox 3 minutos), bajar el fuego al mínimo y agregar la gelatina disuelta, revolver por un par de minutos más.
  3. Apagar el fuego, esperar 5 minutos a que la mezcla se entibie. Añadir el yogurt natural a la mezcla, revolver utilizando una varilla de mano hasta que se mezcle todo muy bien. Debe quedar una consistencia semi-cremosa.
  4. (Paso opcional) Pasar la mezcla por un colador para eliminar las burbujas y posibles residuos de la mezcla, así quedará más pura la panna cotta. También podemos hacerlo a medida que vamos sirviendo en pocillos individuales como se muestra en las fotos.
  5. Repartir la mezcla en vasitos individuales (o en un molde de vidrio) dejando aprox 1 dedo sin mezcla (para luego agregar la salsa) y tapar con film plástico. Dejar reposar y enfriar como mínimo 4 horas en el refrigerador (nevera), idealmente hasta el otro día para que cuaje bien.
  6. Para la salsa de maracuyá: En una olla pequeña agregar 3 cucharadas de azúcar (60 gr) y 2 cucharadas de agua. Calentar removiendo hasta que el azúcar se disuelva (aprox 1 minuto). Añadir la pulpa de maracuyá y cocinar durante 10 minutos a fuego medio-bajo hasta obtener una especie de mermelada. Probar y en caso de que la salsa este muy ácida agregar 1 a 2 cucharadas más de azúcar para ajustar la acidez. Dejar enfriar y colocar la salsa en un recipiente hermético y guardar en el refrigerador.
  7. (Después de 4 horas o al día siguiente) Sobre cada pocillo individual de panna cotta añadir aprox 1 cucharada de salsa de maracuyá y servir. Tip: prueba la salsa de maracuyá antes de servirla, y si sientes que aún está muy ácida agrega 1 cucharada de azúcar flor (palpable) y revuelve bien antes de servir sobre cada pocillo.

¿Qué te ha parecido este postre? ¿Te gusta la combinación de sabores? Si tienes alguna duda déjame un comentario e intentaré responderte a penas pueda 😉

2 Comments

  1. Suena rico y facil. Voy a probarlo con mango, ya que es la época ideal cuando los mangos están en su apogeo y deliciosos.

Leave a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*