Cómo hacer masa de pizza casera

Aprende a preparar una sencilla y deliciosa masa de pizza casera. No te tomará mucho tiempo y con el resultado no querrás volver a comprar nunca más masas preparadas.

Cuando me preguntan por mi comida favorita siempre respondo lo mismo, ¡la pizza!

Toda la vida la pizza ha sido una de mis comidas favoritas, de hecho cuando era pequeña mi sueño “para cuando fuera grande” era trabajar en una pizzería para así poder lanzar masas al aire y comer pizza todo el día, jajaja.

Y no se como es posible que siendo mi comida favorita aún no haya ninguna receta de esta delicia en el blog. Bueno la verdad si sé porqué; me costó un par de años encontrar una buena receta de masa de pizza, una que fuera sencilla, rápida, fácil de manejar, de buen sabor y con una textura crujiente por fuera y esponjosa por dentro. 

Sí, para la masa de pizza soy exigente, y de hecho para mi es lo más importante de una pizza, seguido del mix perfecto de ingredientes (pero de este tema hablaré en el siguiente post). 

Vamos al tema que nos convoca: en este post les enseño con lujo de detalles (con fotos de todo el paso a paso como siempre) a hacer una masa de pizza rápida y sencilla pero de gran sabor

Lo que me gusta de esta receta es que es muy sencilla y además se puede congelar. De hecho la receta da para varias porciones (2 grandes o 3 medianas). Al final del post también les doy algunos tips y recomendaciones para que les quede perfecta 😉


Si ya sabes como hacer una masa de pizza, te invito a preparar esta riquísima pizza casera con queso de cabra, dátiles, nueces y albahaca


¡Anímense a preparar su propia masa de pizza en casa! Después de probarla verán lo rica que queda, tanto así que nunca más van a volver a comprar la masa en el supermercado.  

Aclaración: No soy ninguna experta en este tema (aún me falta mucho por aprender en el mundo de la panadería) por lo que aún sigo experimentando. La receta que comparto hoy la he hecho en varias oportunidades y me ha gustado mucho el resultado, pero es importante ir probando diferentes recetas y técnicas para encontrar la que más te acomode.
Tiempo estimado de preparación: 15 minutos (+30 min a 1 hora de reposo)
Porciones: 2 pizzas medianas o 4 individuales

Ingredientes

  • 400 gr de harina de fuerza*
  • 200 ml de agua tibia
  • 50 ml de aceite de oliva extra virgen
  • 25-30 gr de levadura fresca (o 10 gr de levadura seca)
  • 10 gr de Sal

*Harina de fuerza: Procede de trigo duro y tiene una proporción elevada de gluten, se usa para hacer pan y se consigue en los grandes supermercados y tiendas especializadas. En Chile debes fijarte en el % de proteína que indica la etiqueta de la harina (debe ser de + 11% de proteína, ideal 12 a 13%), en otros países buscar con la harina que indique “000”.

Paso a paso

  1. En un bol o recipiente agregar la harina y hacer un hueco en medio. Agregar el agua tibia en el centro y agregar la levadura (fresca desmenuzada o en polvo). Luego agregar una pizca de sal y el aceite de oliva.
  2. Poco a poco comenzamos a remover los ingredientes con las puntas de los dedos (como haciendo pellizcos) desde el centro. Lentamente comenzamos a revolver todo los ingredientes usando los dedos.
  3. Seguimos removiendo hasta que todos los ingredientes se hayan mezclado y hasta obtener una masa moldeable y que se despegue fácilmente de las manos. Si es necesario agregar un poco más de harina (solo si después de mezclar y amasar levemente no puedes desprender la masa de las manos).
  4. Dejar reposar en el mismo bol tapada (con un paño) entre 30 minutos (si es verano) a 1 hora (si es invierno) o hasta que doble (o triplique) su tamaño.
  5. Después del tiempo de reposo, destapar y con la ayuda de las manos presionar levemente la masa para sacar el gas de la fermentación.
  6. Enharinar la superficie de una mesa, colocar la masa sobre ésta y dividirla en 2, 3 o 4 porciones (dependiendo del tamaño deseado), amasar durante unos segundos y darle forma de bola. Si no vas a preparar todas las pizzas inmediatamente envolver las bolas de masa en una bolsa para congelar o film plástico para utilizar otro día (más abajo te cuento sobre la pizza con reposo de 2 a 3 días en el refrigerador).
  7. Con la palma de una mano estirar poco a poco la pizza para dar la forma deseada (circular, ovalada o rectangular). Ten paciencia y anda girando la masa sobre la superficie hasta lograr el tamaño y grosor deseado. Cuida de que el movimiento sea uniforme para lograr un mismo grosor en toda la base de la pizza en las orillas. Personalmente me gusta que quede bien delgada y con las orillas levemente más gruesas (es a gusto de cada uno).
  8. Colocar la masa sobre una bandeja de horno para agregar los ingredientes que más te gusten y finalmente hornearla (en este post te enseño a terminarla).


Mira esta deliciosa pizza casera con queso de cabra, dátiles, nueces y albahaca, receta aquí.


Para masa de pizza de larga fermentación:

Mi amigo Nico, de @hacerdordepan  me recomendó probar la masa con reposo de  2 a 3 días en el refrigerador, y la verdad es que está buenísima, ya que queda con una textura más rica y más sabrosa. Para esto después del paso 3 debes colocar la masa en un recipiente grande revestido de aceite de oliva y taparlo con film plástico o una bolsa plástica (también puedes usar un tupper que idealmente doble el tamaño de la masa). La masa irá creciendo (se va a ir hinchando) por lo que cuando puedas (ideal un par de veces al día) haz presión con los dedos para quitar el gas. Al cabo de 2 o 3 días ya puedes continuar con el paso 5.

Tips y recomendaciones:

  • Recomiendo usar una balanza para poder usar las proporciones exactas de los ingredientes, este tipo de preparaciones requieren mayor precisión. Yo tengo ésta que compré en amazon.
  • La temperatura del ambiente influye directamente en el tiempo de reposo de la masa. Si es verano (y hacen más de 25 grados) es probable que el tiempo de reposo (para que la masa doble su tamaño) sea cercano a la media hora (30 minutos) y por el contrario en Invierno el tiempo de reposo puede ser de 1 hora o más si hace mucho frío.
  • Para descongelar la masa de pizza: Simplemente descongelar la masa a temperatura ambiente en un recipiente, si hace mucho calor idealmente descongelar en el refrigerador (nevera) para evitar deterioro. Cuando esté descongelada colocar en un bol y enharinar (aprox con un puñado de harina) amasar sutilmente, cubrir con un paño y dejar reposar al menos 15 minutos. Continuar con el paso 6.
  • Si utilizas levadura seca se recomienda no guardar la masa para el día siguiente.
  • No utilices uslero (rodillo) para darle forma a tu pizza ya que esto hará que la masa pierda las burbujas de aire que se obtienen con el horneado (y hacen que sea esponjosa). Si quieres más consejos sobre cómo armar una pizza entra aquí.


¿Qué te pareció la receta? ¿Has hecho pizza alguna vez en tu casa? Si tienes alguna duda o experiencia que te gustaría compartir te invito a dejar un comentario 😉

One Comment

  1. Pingback: Pizza casera con queso de cabra, dátiles, nueces y albahaca - El Sabor de lo Bueno

Leave a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*