Salsa casera de tomates asados 

¿Tienes tomates de temporada o se te están echando a perder los tomates y quieres conservarlos? No dejes de preparar esta deliciosa salsa de tomates asados y disfrutar de su sabor en cualquier momento del año. 

Si hay una verdura (o más bien fruta) que ME ENCANTA es el tomate; un ingrediente lleno de umami y esa versatilidad que te permite usarlo en MILES de preparaciones.

Cuando se está acabando la temporada de tomates (al final del verano) siempre aprovecho de comprar una buena cantidad de tomates (de todo tipo) y preparar una rica, fácil y deliciosa salsa de tomates casera para poder disfrutar de su sabor por más tiempo.

Uso esta salsa para todo tipo de preparaciones, como pastas y pizzas caseras, que disfruto a lo largo de todo el año. Te recomiendo especialmente mi receta de ñoquis caprese donde uso esta salsa de tomates y siempre saca aplausos. 

Esta preparación también es ideal para cuando tienes tomates echándose a perder ya que puedes usarlos sin problema para hacer salsa y no tener que tirarlos a la basura (yo odio tirar comida a la basura). En este post tienes varios consejos para disminuir el desperdicio de alimentos en tu hogar. 

¡Espero que se animen a hacerla!

Tiempo estimado de preparación: 1 hora
Tiempo estimado de preparación: 1 hora

Ingredients

  • 1.5 Kg de tomates maduros (puedes usar los clásicos, pera, cherry o mix) 
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cucharada de Sal gruesa
  • 40 ml aprox de Aceite de Oliva
  • 2 cucharadas de aceto balsámico
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 1 cdta de pimienta
  • Orégano o tomillo a gusto
  • Hojas de albahaca o salvia a gusto

Preparación

  1. Para la salsa: poner los tomates lavados y dientes de ajo pelados en una fuente o bandeja de horno y rociar con un buen chorro de aceite de oliva, aceto balsámico y sal gruesa. Llevar al horno aprox 30 minutos a 180 grados o hasta que estén blanditos y asados
  2. Procesar todo en una licuadora (a mi me gusta dejar algunos trocitos pequeños, porque le da más textura a la salsa)
  3. Agregar el contenido a una olla, agregar el azúcar, pimienta y orégano. Probar y rectificar con sal si es necesario.
  4. Calentar a fuego bajo durante 30 min. Revolviendo de vez en cuando.
  5. Si vas a consumirla dentro de los próximos 10 días: Dejar enfriar y guardar en un frasco de vidrio o tupper (yo le pongo unas hojitas de albahaca y/o salvia 🌱 fresca en la base. Tapar muy bien y refrigerar.
  6. Si vas a consumirla dentro de los próximos meses y quieres guardarla en la despensa: Esterilizar frascos y tapas en agua hirviendo durante un par de minutos. Agrega la salsa caliente al frasco con cuidado hasta el tope, cierra bien y pon el frasco boca abajo durante al menos 12 horas. Una vez transcurrida las 12 horas puedes darlos vuelta y almacenarlos.

Una recomendación personal: yo uso todo el tomate; la piel y las pepas, ¡no es necesario deshacerse de nada para mi gusto, además le da una rica consistencia y textura a la salsa.

Cuéntenme si te gustó la receta y si tienes alguna duda pueden dejarla en los comentarios y les responderé a penas pueda.

One Comment

Leave a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*